Barbú

Desfile CNSM.

15 de Agosto de 2008

En la pasarela se escuchó algo más fuerte que pasos, risas, aplausos, música escalonada y disparos de cámaras fotograficas. En la pasarela se escucharon latidos, porque todos tenemos una vida que escribir y esos latidos son los que marcan las comas, los puntos, los puntos suspensivos, los puntos y aparte y el punto final. Yo como escritor puedo darle brillo y fantasia a esos latidos, pero no lo voy hacer, quiero dejarlos tal cual los escuche: inocentes. ¡Qué no se pierda la inocencia!

 

Camino al Desfile

En la esquina

IRRUMPO EN EL DESFILE

Imitandome

En la entrada

 

Sillón

 


 

 

 

 

Volver